Mes: julio 2017

NO VOLVERÉ A V_ERTE

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) 27-04-2017 (Rec. 95/2016)

Acordada una reducción temporal de jornada y del salario en un 50% durante 24 meses, la comisión negociadora incluyó la opción del trabajador entre (i) aceptar ya una MSCT consistente en la reducción de un 50% de su jornada o (ii) someterse inicialmente a la citada reducción de jornada y salario dentro del ERTE, si bien, en el caso de agotarse la medida y mantenerse o haber empeorado, sin embargo, las condiciones económicas de la empleadora, escoger entre o bien consolidar tal reducción o bien extinguir su contrato con una indemnización de 20 días por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades, calculada sobre el salario completo, como si no se hubiese producido la reducción salarial.

Dicho acuerdo fue impugnado ante el TSJ de Andalucía -sede Sevilla-, dictando sentencia en fecha 04-07-2014 (conflicto colectivo 21/2013 ), la cual, recurrida en casación, fue confirmada por la de la Sala de lo Social del TS de fecha 14-10-2015 (Recurso 336/2014 )

Con fecha 06-07-2015 la empleadora convocó a los representantes del comité intercentros a una reunión en la que comunicó a sus integrantes que los trabajadores que vieron reducida su jornada y salario en un 50% dentro del ERTE, al mantenerse la desfavorable situación económica, de conformidad con el antes citado acuerdo, tenían derecho a optar por extinguir la relación laboral con una indemnización de 20 días de salario por año de servicio, con un tope de 12 mensualidades, o mantenerse de manera permanente e indefinida con la reducción adoptada.

El Comité Intercentros presentó demanda de conflicto colectivo por entender que, en el seno de un ERTE agotado, la empleadora ha dispuesto unilateralmente ex novo una modificación sustancial de las condiciones de trabajo, que entiende que constituye un fraude, en tanto que las medidas acordadas se extrapolan para obtener un fin distinto al previsto por la norma. La Sala del TSJ de Andalucía desestima la demanda. El Comité interpone recurso de casación.

El TS, sin embargo,m rechaza que la ejecución del acuerdo sea en fraude de ley, pues no nos encontramos ante una modificación sustancial de las condiciones ex novo, sino ante la ejecución de una de las previsiones adoptadas en el acuerdo colectivo suscrito en el marco de un ERTE, y ello porque:

– El Acuerdo en cuestión fue adoptado en el marco de un ERTE en el ámbito de la negociación colectiva
– El Acuerdo fue previamente sometido a referéndum de los trabajadores (de 284, votaron afirmativamente 158).
– Los términos del Acuerdo eran claros, siendo su finalidad la de disminución del número de despidos, con una previsión temporal que se extendía fuera del ámbito del ERTE, siempre que se cumpliera el presupuesto situación económica desfavorable (circunstancia que la Sala tiene por acreditada), manteniendo la empresa en tal supuesto la posibilidad de que los afectados pudieran optar por la extinción indemnizada.

Así que si la mitad de tu salario parece que se va por un momento, a lo mejor ya no vuelve nunca…

A COMER!

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) de 31 de mayo de 2017 (RCUD 3599/2015)

La Sentencia que os hago viñeta en este post resuelve sobre si existe acción para reclamar por cesión ilegal cuando la relación laboral estaba vigente en el momento de presentar la papeleta de conciliación, pero no en el momento de interponerse la posterior demanda, al haber dejado de prestar servicios el actor en el interin debido a su despido por causas objetivas.

En el marco de una contrata de servicios se habría producido la pretendida cesión ilegal de mano de obra entre las empresas contratista y principal. El trabajador de la contratista interpuso papeleta de conciliación el 09-10-2013 ante el SMAC en materia de cesión ilegal de trabajadores. La empresa principal dio por finalizada la contrata el 22-10-2013 y el trabajador es despedido por su empresa (la contratista) por causas económicas y productivas el 06-11-2013. Seguidamente el trabajador interpuso demanda, acumulando la acción por despido a la acción de cesión ilegal.

La sentencia de instancia desestimó la demanda, declarando la procedencia del despido, y no se pronunció sobre la cesión ilegal por no estar la misma vigente en el momento del juicio. Desestimada la pretensión del trabajador también en suplicación, acude aquél el unificación de doctrina. La Sala del Tribunal Supremo va a estimar el recurso, declarando que sí existe acción en este caso.

Desde la STS 7 de mayo de 2010, «el momento en que ha de entenderse como determinante para analizar la posible existencia de una cesión ilegal de trabajadores y la pervivencia de la situación que puede dar origen a tal situación encuadrable en el artículo 43.2 ET no es el momento del juicio oral u otro anterior o posterior, sino el de la demanda interpuesta en el Juzgado de lo Social, pues en ese momento, tal y como disponen los artículos 410 , 411 y 413.1 LEC cuando se producen los efectos de la litispendencia».

Pero, en esta nueva Sentencia, el Tribunal Supremo añade que «tal doctrina no puede proyectarse, directamente, sobre los supuestos en los que, constante la cesión, se produce el despido del trabajador lo que provoca una demanda judicial en la que se acumula la relación contra el despido y la declaración de existencia de cesión ilegal para que ésta última tenga las consecuencias pertinentes sobre las consecuencias de la unilateral decisión extintiva adoptada por el empresario. En estos casos, dada la efectividad inmediata que tiene el despido sobre la existencia de la relación laboral que queda rota por efecto de aquella decisión extintiva, resultaría materialmente imposible exigir que la cesión estuviese viva en el momento de la presentación de la demanda, pues la cesión habría finalizado con el despido».

Concluye, pues, la Sala que «lo decisivo y determinante, en este caso, (es que) el actor había interpuesto, con anterioridad a la extinción de su contrato y de la relación mercantil entre las empresas codemandadas la oportuna papeleta de conciliación, previa a la vía judicial, para que se declarase la existencia de cesión ilegal; acto preprocesal que, como es sabido, constituye exigencia insoslayable para la admisión de la demanda judicial».