Mes: diciembre 2017

PARA QUE NO SE ROMPA

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) 10 de octubre de 2017 (Rec. 86/2017)

Le he puesto viñeta a esta Sentencia del Tribunal Supremo que, una vez descartado de oficio que, en el caso analizado, la empresa superase los umbrales del despido colectivo, a pesar de lo cual optó por seguir sus trámites, aclara que aquélla no tiene la facultad de disponer libremente de la modalidad de despido (objetivo individual o colectivo), y ello aunque sea más garantista, pues su trascendencia va más allá si se equivoca:

– condiciona la legitimación activa de su impugnación judicial (sujetos colectivos)
– condiciona la competencia objetiva de los tribunales (TSJ en única instancia y TS en casación).

Ahora bien, no por ello van a declararse improcedentes los despidos acometidos, si se acreditan las causas y se han respetado los requisitos y formalidades del despido objetivo individual.

Sí puede la empresa afectar a un número de trabajadores que supere umbrales y, después, durante la negociación en el período de consultas y como resultado del mismo, reducir los despido a un número inferior a los umbrales legalmente fijados.

EMPRESARIO EN SHOCK

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STJUE de 29 de noviembre de 2017 (Asunto C-214/16), Caso King

El TJUE nos indica, en su Sentencia de 29 de noviembre de 2017 (Asunto C-214/16), Caso King, que si la empresa no permite al trabajador, particularmente, por tratarse de un falso autónomo, ejercer su derecho a vacaciones retribuidas, aquélla deberá asumir las consecuencias de una eventual reclamación.

Así, la Sala, respondiendo a una segunda cuestión prejudicial, considera que “el régimen de la Unión en materia de ordenación del tiempo de trabajo, previsto por la citada Directiva 2003/88 (concretamente, en su artículo 7), no puede ser objeto de interpretación restrictiva”, y entiende que se oponen a la normativa comunitaria las “disposiciones o prácticas nacionales según las cuales un trabajador no puede aplazar, y en su caso acumular, hasta el momento de la conclusión de su relación laboral, derechos a vacaciones anuales retribuidas no ejercidos correspondientes a varios períodos de devengo consecutivos, por la negativa del empresario a retribuir esas vacaciones”.

Por tanto, en el caso, por ejemplo, de falsos autónomos que vean reconocida tal condición y que no pudieron disfrutar por ello de vacaciones retribuidas en los períodos anteriores, se abre así la posibilidad de reclamaciones por vacaciones devengadas y no disfrutadas, que incluso plantearán la duda sobre su prescripción y caducidad, a la vista de que el TJUE declara que no cabe limitar el aplazamiento o acumulación de los períodos de vacaciones retribuidas, cuando ello se debe a que el empresario no lo permitió.