ALIEN

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

temporalien_

STSJ País Vasco, 18 de octubre de 2016 (Rec. 1690/2016)

Uno de los interrogantes que dejó abierto la STJUE dictada en el Caso De Diego Porras fue si el incremento de la indemnización por cese de contato temporal hasta 20 días de salario por año trabajado, en el caso discutido de un contrato de interinidad, podría extenderse a otros contratos temporales, con base en la misma supuesta vulneración de la Directiva comunitaria que prohíbe la discriminación entre contratos temporales e indefinidos, salvo causa objetiva.

Pues bien, ese interrogante ha querido ser respondido con urgencia y afán protagonista por la STSJ País Vasco, 18 de octubre de 2016 (Sentencia núm. 1962/2016). Aunque no fuese objeto de debate en el juicio oral ni fuese pretendido por la parte actora, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, la Sala ha forzado decidir sobre este particular en un proceso donde se discutía la improcedencia de la extinción de un contrato para la realización de un proyecto de investigación (por obra o servicio determinado) suscrito con un centro de investigación (ente público). EL TSJ rechaza la existencia de despido improcedente, pero considerando de aplicación directa la Directiva (lo que argumenta con cita de Sentencia del TJUE relativa a la prihibición de discriminación por razón de edad), opta por dar a la recurrente más indemnización, la que va desde los 12 días por año de servicio que percibió la trabajadora hasta los 20 días de salario por año trabajado del despido objetivo.

La Sala entiende que la causa de la extinción del contrato temporal –el fin del proyecto- es asimilable a la causa productiva del despido objetivo individual (casi na’) y que, al haber percibido sólo 12 días de salario por año trabajado, sigue existiendo un trato diferenciado a la trabajadora, sin que exista una causa objetiva que lo justifique distinta de la temporalidad, ya que, para el Tribunal, la trabajadora tiene un fijo comparable en la empresa que sería ella misma si adquiriese la condición de fija por el transcurso de los 3 años desde que inició su relación laboral (también casi na’).

Este es el Alien que llevaba dentro la STJUE del Caso De Diego Porras, y acaba de salir y escaparse por ahí, entre los Juzgados y Tribunales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.