Categoría: Contrata de servicios

A COMER!

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) de 31 de mayo de 2017 (RCUD 3599/2015)

La Sentencia que os hago viñeta en este post resuelve sobre si existe acción para reclamar por cesión ilegal cuando la relación laboral estaba vigente en el momento de presentar la papeleta de conciliación, pero no en el momento de interponerse la posterior demanda, al haber dejado de prestar servicios el actor en el interin debido a su despido por causas objetivas.

En el marco de una contrata de servicios se habría producido la pretendida cesión ilegal de mano de obra entre las empresas contratista y principal. El trabajador de la contratista interpuso papeleta de conciliación el 09-10-2013 ante el SMAC en materia de cesión ilegal de trabajadores. La empresa principal dio por finalizada la contrata el 22-10-2013 y el trabajador es despedido por su empresa (la contratista) por causas económicas y productivas el 06-11-2013. Seguidamente el trabajador interpuso demanda, acumulando la acción por despido a la acción de cesión ilegal.

La sentencia de instancia desestimó la demanda, declarando la procedencia del despido, y no se pronunció sobre la cesión ilegal por no estar la misma vigente en el momento del juicio. Desestimada la pretensión del trabajador también en suplicación, acude aquél el unificación de doctrina. La Sala del Tribunal Supremo va a estimar el recurso, declarando que sí existe acción en este caso.

Desde la STS 7 de mayo de 2010, «el momento en que ha de entenderse como determinante para analizar la posible existencia de una cesión ilegal de trabajadores y la pervivencia de la situación que puede dar origen a tal situación encuadrable en el artículo 43.2 ET no es el momento del juicio oral u otro anterior o posterior, sino el de la demanda interpuesta en el Juzgado de lo Social, pues en ese momento, tal y como disponen los artículos 410 , 411 y 413.1 LEC cuando se producen los efectos de la litispendencia».

Pero, en esta nueva Sentencia, el Tribunal Supremo añade que «tal doctrina no puede proyectarse, directamente, sobre los supuestos en los que, constante la cesión, se produce el despido del trabajador lo que provoca una demanda judicial en la que se acumula la relación contra el despido y la declaración de existencia de cesión ilegal para que ésta última tenga las consecuencias pertinentes sobre las consecuencias de la unilateral decisión extintiva adoptada por el empresario. En estos casos, dada la efectividad inmediata que tiene el despido sobre la existencia de la relación laboral que queda rota por efecto de aquella decisión extintiva, resultaría materialmente imposible exigir que la cesión estuviese viva en el momento de la presentación de la demanda, pues la cesión habría finalizado con el despido».

Concluye, pues, la Sala que «lo decisivo y determinante, en este caso, (es que) el actor había interpuesto, con anterioridad a la extinción de su contrato y de la relación mercantil entre las empresas codemandadas la oportuna papeleta de conciliación, previa a la vía judicial, para que se declarase la existencia de cesión ilegal; acto preprocesal que, como es sabido, constituye exigencia insoslayable para la admisión de la demanda judicial».

ESCONDITE

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

_escondite

Sentencia del Tribunal Supremo (Sala Social), 21 de julio de 2016. RCUD 2147/2014

En este post, es protagonista la magnífica Sentencia del TS, de la que es Ponente Antonio Sempere, de fecha 21 de julio de 2016 (RCUD 2147/2014). Aquí el asunto va de si la externalización de actividades, concretamente, la comercialización de telefonía móvil (venta del terminal y contratación del servicio de llamadas, internet…), mediante un contrato de agencia entre la empresa de telefonía y la empresa que asume la venta y atención inicial a usuarios, hace de esta mediación una realidad ajena a la “propia actividad” a los efectos de la no aplicación de las garantías del art. 42 ET.

En recientes Sentencias, de fecha 15-12-2015 (rec. 2614/2014 y 2653/2014), el TS había señalado que agencia y contrata son dos figuras distintas, de manera que, la mediación no es propia actividad. Sus palabras fueron: «Es interés de la principal colocar sus productos en el mercado pero no es su actividad, existiendo empresas, ya sea en exclusiva o sin ella, dedicadas a una actividad de mediación que les es propia y característica».

Ahora, después de estudiárselo mejor, el TS (reunido en Pleno) va a rectificar este criterio:

  • El dato formal del tipo de negocio jurídico entre las empresas es irrelevante a los efectos de excluir la aplicación del art. 42 ET.
  • Lo relevante para aplicar el art. 42 ET es determinar si la empresa contratista (aquí, agente) presta servicios correspondientes a “la propia actividad” de dicha principal.

Y, en este caso concreto, entiende la Sala que la comercialización sí es propia actividad, y ello (i) porque la actividad productiva de la empresa de telefonía móvil no consiste en fabricar productos aun no existiendo compradores en el momento de la fabricación, sino que necesita tenerlos para poder completar su negocio, su prestación de servicios (llamadas, internet,…); y (ii) porque si la empresa contratista (agente) atendía a los clientes de la empresa de telefonía para fidelizarlos a ésta, aclarar sus dudas sobre el servicio de ésta y accediendo a las base de datos de ésta, lleva a considerar la actividad del agente como inherente al ciclo productivo de la empresa de telefonía, que llega así a sus clientes finales.

Esconderse detrás del contrato de agencia no sirve: el artículo 42 ET te encuentra…