Categoría: Extinción por voluntad del trabajador

OTRA SALIDA

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

salida-indemnizada_

STSJ Cataluña (Sala Social) de 13 de mayo de 2016 (Rec. 1215/2016)

La viñeta que encabeza este post intenta resumir en una imagen la reciente Sentencia del TSJ Cataluña (Sala Social), de 13 de mayo de 2016 (Rec. 1215/2016).

Me he servido, esta vez, de la imagen de una persona que corre por unos túneles hacia una salida indemnizada, y esto porque la Sentencia recoge los hechos probados de una huida. La trabajadora protagonista vivía como un acoso laboral o sexual determinada situación conflictiva con su superior jerárquico (con quien tuvo una fugaz relación sentimental previa) y, tras la insuficiente respuesta empresarial, pidió se extinguiese su relación laboral con la indemnización del despido improcedente (art. 50.1.c. ET).

Algún mando intermedio había detectado que existían problemas de comunicación entre ambos empleados, el superior había planteado repetidamentea la Dirección prescindir de la trabajadora, los compañeros la habían visto llorar, la trabajadora había encadenado distintas bajas de IT por depresión,… Pero, la empresa no había hecho nada en todo este tiempo. No fue hasta la queja de la trabajadora a través de su abogada cuando la empresa activó rápidamente su Protocolo de Acoso Laboral y Sexual, que no sirvió para constatar la existencia de discriminación por acoso y que llevó a la empresa a tomar la decisión del traslado de la trabajadora a otro centro de trabajo, sin adoptar medida alguna sobre el presunto acosador.

Ante estos hechos, la trabajadora presentó demanda de extinción ex art. 50.1.c) ET, en la que solicitaba indemnización adicional por daño moral y material por vulneración del derecho a no discriminación por acoso. La demanda fue desestimada por el Juzgado de lo Social, que entendió que la empresa había adoptado las debidas medidas tan pronto tuvo conocimiento del supuesto acoso. Contra esta Sentencia, la trabajadora formalizó Recurso de Suplicación ante el TSJ de Cataluña.

El TSJ de Cataluña estima el recurso de suplicación interpuesto. La Sala no considera probado el acoso sexual ni el acoso laboral, lo que excluye la indemnización adicional solicitada por vulneración del derecho a la no discriminación. Pero, aunque valora positivamente la reacción inmediata de la empresa al activar su Protocolo de Acoso, considera que ni la ausencia de acoso sexual y laboral ni la activación del Protocolo excluyen la existencia de incumplimiento empresarial de sus obligaciones en materia de PRL. Y dicho incumplimiento tuvo lugar porque:

– Uno de los mandos intermedios conocía los problemas entre la trabajadora y su superior y la empresa no realizó actuación alguna.
– Se había visto llorar y más susceptible a la trabajadora y tampoco tuvo respuesta por parte de la empresa.
– La empresa no dio relevancia a las reiteradas peticiones del superior jerárquico de extinguir el contrato de la trabajadora ni se interesó por las razones para ello
– La empresa no evaluó adecuadamente el riesgo de acoso

Por todo ello, concluye el Tribunal que, aunque no existan actos acosadores, si la empresa no realiza, ante los primeros síntomas de ansiedad, actuaciones de prevención adecuadas (simples reconocimientos médicos con atención al estado psicológico), no está dando a la trabajadora una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo que garantice su integridad física. Haber activado el Protocolo de Acoso no es una de esas actuaciones de prevención.

Por tanto, existiendo incumplimiento empresarial en materia de PRL, procede la extinción indemnizada ex art. 50.1.c) ET.

He aquí una puerta alternativa a la siempre difícil tarea de salir de la empresa probando la existencia del propio acoso.