Categoría: Faltas de asistencia

ABSENTISTA POR HORAS Y MINUTOS

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

absentista-por-horas-y-minutos_

STSJ Andalucía (Sevilla), 19 de mayo de 2016 (Rec. 1402/2015)

Practicar el despido objetivo por faltas de asistencia es tan difícil como jugar a esa clásica máquina de feria en la que intentas golpear al topo que asoma aleatoriamente por los agujeros. Complicada, pues, esta vía del art. 52.d) ET, tanto por el extenso listado de ausencias justificadas no computables, como por la escasez de absentistas descuidados que se excedan de los límites legales de dicho precepto.

La Sentencia que aquí llevo a viñeta nos da ocasión de comprobar nuevamente esta dificultad. Se trata de la Sentencia del TSJ Andalucía (Sevilla), 19 de mayo de 2016 (Rec. 1402/2015). En el caso planteado, la entidad empleadora comunicó el despido objetivo a una absentista, que lo era sumando horas y minutos de faltas de asistencia. Tales ausencias eran mayoritariamente parciales (durante la jornada) y justificadas, sobre todo, debidas a la atención por la trabajadora de sus funciones concurrentes como concejala del Ayuntamiento (reuniones del Pleno del Ayuntamiento, oficiar bodas civiles,…).

La empresa era capaz de computar con exactitud las horas y minutos en los que la trabajadora se ausentaba y, tras siete años soportando esta situación, decidió el despido objetivo de la trabajadora vía art. 52.d) ET, al computar un total de 2.460 minutos de ausencias en un mes (24,85% de la jornada) y, en el mes consecutivo, un total de 2.205 minutos (22,27% de la jornada), y superar las ausencias en los doce meses anteriores un total de 13.154 minutos (11,83% de la jornada anual).

Hubo demanda por despido y sentencia de instancia que estimó parcialmente la misma. Dejando ahora al margen la otra cuestión debatida (la nulidad del despido por vulnerar el derecho fundamental a participar en los asuntos públicos [art. 25 CE], que es desestimada), lo que interesa destacar es que tanto para el Juzgado como para el TSJ que resuelve los recursos de suplicación planteados por ambas partes, las ausencias que deben computarse a efectos del art. 52.d) ET son sólo las que alcanzan la jornada completa, no las parciales. Los argumentos, en la Sentencia.

En este caso, aunque se trate de ausencias justificadas, lo que habría procedido es apelar a la frecuencia irrazonable de las mismas en el marco de la buena fe contractual y, consiguientemente, ejercer el poder disciplinario que, además, no obliga a la puesta a disposición de ninguna indemnización, salvo improcedencia de la medida (y más adelante).