Categoría: Inspección de Trabajo y Seguridad Social

EL INSPECTOR MIRÓN

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

miron_

STS (Cont.-Admvo.) de 2 de noviembre de 2016 (Rec. 2587/2015)

La viñeta de este post la inspira la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo que, en su Sentencia de 2 de noviembre de 2016 (Rec. 2587/2015), da cobertura a que la Inspección de Trabajo, al emitir de Informe dentro del expediente de despido colectivo, pueda examinar y valorar las causas alegadas.

Concretamente, la reforma de la Ley 3/2012, de 6 de julio y el Real Decreto 1483/2012, de 29 de octubre, llevó a la Inspección de Trabajo del País Vasco a emitir una Instrucción en cuyo Anexo daba a entender que, aun admitiendo que la norma estatal reduce la actuación inspectora a un control meramente formal, a su entender, la actuación de la Inspección de Trabajo vasca debe ir más allá y entrar a valorar las causas del despido colectivo.

La Abogacía del Estado interpuso recurso contencioso-administrativo contra el citado Anexo, alegando que las facultades que atribuye a la Inspección exceden las que le reconoce la nueva normativa.

El TSJ del País Vasco estimó el recurso, estableciendo la nulidad del Anexo por entender que llevaba más allá de lo previsto el informe regulado en el art. 11 del Real Decreto 1483/2012.

La ITSS del País Vasco interpone recurso de casación ante el TS, cuya Sala va a estimar, entre otros motivos, por entender que los funcionarios de la Inspección de Trabajo no deben sólo limitarse a dar fe del cumplimiento de las formalidades por la empresa, sino que deben necesariamente realizar un análisis pormenorizado de la concurrencia de las circunstancias aducidas por el empresario, para luego poder emitir el informe con los contenidos exigidos por la normativa.

En definitiva, el Inspector debe mirar a fondo…

D.E.P. LIBRO DE VISITAS

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

libro-de-visitas

«Algo se muere en el alma cuando un amigo se va…». No sé si el Libro de Visitas era un amigo o no, pero que nos ha acompañado muchos años no podemos negarlo. Se ha ido poco a poco, sin hacer ruido: empezó con la eliminación en 2013 de la obligatoriedad de las empresas de tener, en cada centro de trabajo, un libro de visitas, sustituyéndolo por el Libro de Visitas electrónico, a lo que seguió el acuerdo en Consejo de Ministros, de 10 de julio de 2015, de suprimir para 2017 la obligatoriedad del libro de visitas electrónico.

Finalmente, ha certificado su defunción el BOE de 12 de septiembre, que publica la Orden ESS/1452/2016, de 10 de junio, por la que se regula el modelo de diligencia de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

La norma recoge el nuevo modelo para la extensión de las diligencias realizadas por los funcionarios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, con ocasión de sus actuaciones realizadas en los centros de trabajo o en comparecencia de las empresas en las oficinas de la Inspección.

A partir de ahora, los inspectores y subinspectores extenderán diligencia de sus actuaciones conforme al contenido y modelo que se incluye en esta Orden y remitirán un ejemplar a los sujetos inspeccionados en los términos que allí se regulan, con la obligaciones de conservación que se incluyen (5 años).

Los antiguos Libros de Visitas, así como los modelos de diligencia extendidos con anterioridad a la entrada en vigor de esta Orden, deberán conservarse por un período de cinco años, a contar desde la fecha de la última diligencia realizada. Durante dicho período, la ITSS conservará también las diligencias efectuadas en los Libros de Visitas Electrónicos. Dentro de dicho plazo, las empresas afectadas podrán solicitar copia de las diligencias a ellas referentes.