Categoría: Plus de antigüedad

MEZCLÉMONOS

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) 25-01-2017 (rcud 2198/2015)

En un supuesto donde la empresa procede a compensar una “mejora voluntaria compensable y absorbible” con el plus de antigüedad previsto en el Convenio de Oficinas y Despachos, el trabajador afectado interpone reclamación de cantidad. Dicha demanda es desestimada tanto por el Juzgado de lo Social como por el TSJ del País Vasco «por haber sido configurada expresamente en el contrato como compensable y absorbible, y a la par ofrecer -como complemento personal- homogeneidad con el complemento de antigüedad».

El trabajador presenta rcud ante el TS, aportando como sentencia de contraste la dictada por el Tribunal Supremo de 19 de abril de 2012 (rcud 526/2011).

La Sala, sin embargo, rectifica su criterio establecido en la sentencia de contraste y entiende que la naturaleza personal de la mejora pactada en autos comporta suficiente homogeneidad con el también personal complemento de antigüedad utilizado como elemento compensador, como para consentir el mecanismo neutralizador.

La Sentencia llega a esta conclusión teniendo en cuenta:

  1. Que la circunstancia de que la «mejora voluntaria» que de forma innominada se pactó en el contrato expresamente se hubiese adjetivado como «compensable y absorbible», no supone -contrariamente a lo que la recurrida mantiene- singularización trascendente alguna respecto de la litis seguida por esta Sala en la decisión de contraste, y en la que estuvo ausente aquella específica previsión
    de absorbibilidad/compensación
  2. Que procede aplicar al caso la flexible doctrina del TS sobre la homogeneidad de conceptos genéricos que no obedezcan a condiciones de trabajo singulares [éste sería el caso]
  3. Que el concepto -jurídicamente indeterminado- de «homogeneidad» no puede llegar a confundirse con una esencial «igualdad», sino que se limita -DRAE- a lo «perteneciente o relativo a un mismo género, poseedor de iguales caracteres», que en este caso sería el tratarse -uno y otro- de complementos «personales», por atribuirse en atención a circunstancias de trabajador y no del trabajo realizado. En efecto, ese juicio de homogeneidad no puede sino referirse -sobre todo tras nuestra reciente doctrina en torno a la relativización del criterio- a la inclusión de ambos conceptos [compensado y compensador] en el mismo grupo de complementos salariales que contempla el art. 26.3 ET [condiciones personales; trabajo realizado; situación y resultados de la empresa], de manera que nuestra exigida «similar causa atributiva» se limita a la mera pertenencia al mismo grupo de entre los tres citados, por cuanto que -entre otras razones- no puede razonablemente exigirse una mayor identidad -ya en la especie-, porque su exigencia anularía en la práctica el mecanismo neutralizador legal y contractualmente previsto.

Por tanto, podrá «mezclarse» la mejora voluntaria, así concebida, con el plus de antigüedad.