Categoría: Reclamación de salarios

ESTIRAR EL TIEMPO

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) 17-04-2018 (Rec. 78/2016)

Sentencia que modifica el criterio mantenido por la Sala desde su Sentencia de 1992 (Rcud 1181/91), pasando a entender ahora que el art. 44.3 ET no incorpora un plazo de prescripción ad hoc para reclamar deudas salariales.

La Sala afirma ahora que «el art. 44.3 ET no establece plazo de prescripción singular y diverso al general de un año previsto en el art. 59 ET, sino que sólo delimita temporalmente la responsabilidad solidaria que se establece entre cesionario y cedente, fijando al efecto un plazo de actuación -caducidad- de tres años para el ejercicio de aquella acción -necesariamente viva- que el trabajador pudiera ostentar frente al empresario transmitente».

De esta manera, el art. 44.3 ET, en cierto modo, vendría a establecer un límite al tiempo de interrupción del año de prescripción. Es decir, la prescripción se caracteriza por la posibilidad de interrumpirla cuando concurre alguna de las circunstancias del art. 1973 CC, lo que conlleva, si se interrumpe, conceder más tiempo al reclamante, obviando el tiempo pasado hasta ese momento y volviendo a contar el plazo de un año íntegramente desde el inicio.

Normalmente, interrupción tras interrupción nos podríamos pasar años y años con la acción viva. Sin embargo, en el caso de sucesión de empresa, esa posibilidad de estirar sine die el plazo de prescripción se encuentra limitada, según acaba de aclarar el TS, porque existe un plazo de caducidad paralelo, de 3 años, que rige para el ejercicio de la acción. Ahora bien, este segundo límite temporal rige para la reclamación al cesionario de deudas del transmitente anteriores a la transmisión. Pero, contra el transmitente, mientras siga viva la acción, porque se haya interrumpido el plazo de prescripción, seguirá la opción de reclamarle más allá de los 3 años.