Etiqueta: documentación del período de consultas

TELEDIRIGIDO DESDE LA CAUSA EN ALEMANIA

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

SAN (Social) 30 de abril de 2018 (Núm. 68/2018)

Empresa alemana, con centros de trabajo en Palma de Mllorca, Madrid y Barcelonaque inicia en Alemania un procedimiento de insolvencia sobre bienes de la deudora como consecuencia de su insolvencia y sobreendeudamiento y es declarada en concurso de acreedores. Con base en esta situación, la sucursal española inicia un procedimiento de despido colectivo que afectará a la totalidad de la plantilla (43 trabajadores).

Durante el periodo de consultas la empresa aporta documentación financiera, en inglés y en alemán, y la declaración de concurso de acreedores dictada en Alemania. La represehtación de los trabajadores reclama a la empresa la traducción de tales documentos que no es atendida -se aduce- por falta de tiempo y medios económicos. El periodo de consultas finaliza sin acuerdo, y la empresa comunica la decisión extintiva por causas económicas, con pago de la indemnización de 20 días por año de servicio.

Impugnado el despido colectivo ante la AN, la Sala estima la demanda y declara la nulidad de los despidos, al entender que no es suficiente la declaración del concurso en el extranjero, sino que AIR BERLIN debería haber iniciado el concurso territorial en España, de manera que, conforme a los arts. 211 y siguientes de la Ley Concursal (LC), el reconocimiento de un procedimiento extranjero principal le anría permitido abrir en España un concurso territorial sin necesidad de examinar la insolvencia del deudor. Asimismo, de acuerdo con el art. 10.3 LC, “si el centro de los intereses principales no se hallase en territorio español, pero el deudor tuviese en éste un establecimiento, será competente el juez de lo mercantil en cuyo territorio radique y, de existir varios, donde se encuentre cualquiera de ellos, a elección del solicitante”.

Igualmente, conduce a que se declare la nulidad de los despidos tanto la falta de información preceptiva, como de información pertinente solicitada de modo reiterado a lo largo del período de consultas sin que la empresa la aportara ni ofreciera un motivo verdaderamente razonable para no hacerlo, lo qie impidió que el período de consultas alcanzase sus fines:

– No se aportaron las cuentas anuales de los dos últimos ejercicios económicos completos.
– Tampoco la auditoría de cuentas contables, ni se invocó su exención (conforme alartículo 263 de la Ley de Sociedades de Capital).
– Durante el periodo de consultas la empresa entregó a los representantes de los trabajadores documentación no traducida al castellano, pese a haber solicitado su traducción, alegando la empresa razones de falta de tiempo y falta de medios económicos.
– No se entregaron traducidas al castellano las cuentas anuales completas ni los estados contables, es decir, balance y cuenta de resultados firmadas por los responsables de dicha empresa.

VOLATE ASCENDERE!

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

contratos suspendidos_color_

Sentencia del Tribunal Supremo de 17 de marzo de 1016 (Rec. 178/2015)

El caso que resuelve la Sentencia del Tribunal Supremo de 17 de marzo de 2016 (Rec. 178/2015) parte de un acuerdo de suspensión de contratos (ERTE) de una sociedad, al tiempo que se creaba otra con la que podría formar un grupo de empresas. La existencia de esta sociedad y sus vínculos con la que acomete la suspensión de contratos no se ocultan a los representantes de los trabajadores pero tampoco se les da documentación durante el período de consultas del ERTE. La Autoridad Laboral impgna el acuerdo y, desestimada la demanda por el TSJ, recurren los trabajadores.

La cuestión que se somete al Tribunal es si el defecto formal de no haber comunicado ni aportado documentación del grupo de empresas durante el período de consultas del ERTE vicia sin más la conclusión del acuerdo.

Y la Sala, al igual que antes el TSJ, van a decir que no existe vicio del consentimiento en este caso. La cuestión, en esos términos, se puede plantear porque encaja en el limitado objeto del proceso en estos casos: impugnación del acuerdo por vicios de «fraude, dolo, coacción o abuso de derecho en la conclusión de los acuerdos» [arts. 47 ET y 148.b) LRJS (procedimiento de oficio)]. Pero, no es cierto que se haya viciado la voluntad de los representantes firmantes del acuerdo porque la empresa sí informó de la constitución de la nueva sociedad y de sus relaciones con la misma. Descartado el vicio del consentimiento, único objeto posible del proceso, ya no queda nada más que pueda ventilarse en el procedimiento.

La Sentencia objeto del presente post se me ha resistido a convertirla en viñeta. ¿Cómo representar la “suspensión” de contratos de trabajo por voluntad de la empresa?. Claramente, suspender aquí es dejar en el aire. Ahí es donde quedan los trabajadores y sus contratos a la espera de “caer” definitivamente en el abismo del despido o, en el mejor de los casos, volver a tierra y seguir trabajando.

¿Y quién puede hacer que floten las cosas o las personas?, pues Harry Potter, con sus hechizos. ¿Y quiénes le ayudan y todos saben que son sus amigos?, pues Hermione y Ronald…

En fin, que me lo tengo que hacer mirar!!! 😉