Etiqueta: Eficacia Directa de la Directiva

ALIEN

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

temporalien_

STSJ País Vasco, 18 de octubre de 2016 (Rec. 1690/2016)

Uno de los interrogantes que dejó abierto la STJUE dictada en el Caso De Diego Porras fue si el incremento de la indemnización por cese de contato temporal hasta 20 días de salario por año trabajado, en el caso discutido de un contrato de interinidad, podría extenderse a otros contratos temporales, con base en la misma supuesta vulneración de la Directiva comunitaria que prohíbe la discriminación entre contratos temporales e indefinidos, salvo causa objetiva.

Pues bien, ese interrogante ha querido ser respondido con urgencia y afán protagonista por la STSJ País Vasco, 18 de octubre de 2016 (Sentencia núm. 1962/2016). Aunque no fuese objeto de debate en el juicio oral ni fuese pretendido por la parte actora, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, la Sala ha forzado decidir sobre este particular en un proceso donde se discutía la improcedencia de la extinción de un contrato para la realización de un proyecto de investigación (por obra o servicio determinado) suscrito con un centro de investigación (ente público). EL TSJ rechaza la existencia de despido improcedente, pero considerando de aplicación directa la Directiva (lo que argumenta con cita de Sentencia del TJUE relativa a la prihibición de discriminación por razón de edad), opta por dar a la recurrente más indemnización, la que va desde los 12 días por año de servicio que percibió la trabajadora hasta los 20 días de salario por año trabajado del despido objetivo.

La Sala entiende que la causa de la extinción del contrato temporal –el fin del proyecto- es asimilable a la causa productiva del despido objetivo individual (casi na’) y que, al haber percibido sólo 12 días de salario por año trabajado, sigue existiendo un trato diferenciado a la trabajadora, sin que exista una causa objetiva que lo justifique distinta de la temporalidad, ya que, para el Tribunal, la trabajadora tiene un fijo comparable en la empresa que sería ella misma si adquiriese la condición de fija por el transcurso de los 3 años desde que inició su relación laboral (también casi na’).

Este es el Alien que llevaba dentro la STJUE del Caso De Diego Porras, y acaba de salir y escaparse por ahí, entre los Juzgados y Tribunales…

HA SUBIDO EL PAN

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

sube-el-pan_

STSJ Madrid (Social) 05-10-2016 (Rec. 246/2014)

Ha sido harto comentada ya la Sentencia del TJUE que responde a las cuestiones prejudiciales formuladas en el asunto de la trabajadora interina del Ministerio de Defensa, De Diego Porras. Unos días después, ya de vuelta el asunto en el TSJ de Madrid, y tras ser contestadas las cuestiones formuladas, la Sala madrileña acaba de dictar, a una velocidad inusitada, Sentencia al respecto: la STSJ Madrid (Social) 05-10-2016 (Rec. 246/2014).

En este supuesto concreto, la Sala argumenta la aplicación directa de la Directiva 1999/70, remitiéndose [en mi opinión, insuficientemente] a la STS (Pleno, Social) de 8-6-2016, nº 497/2016 (rec. 207/2015), que hizo uso del criterio de la interpretación conforme. Además, existen otros aspectos de esta Sentencia del TSJ que habrá que revisar (porque no está claro que el Tribunal Supremo los vaya a asumir sin más). Suena un poco forzada, por ejemplo, esa imaginativa equiparación que se realiza por analogía entre la causa extintiva del contrato de interinidad (vuelta de la sustituida) y las causas objetivas del art. 52 ET. Por otra parte, no tocaba aquí pronunciarse sobre la extensión de esta solución a otros contratos temporales, pero todo llegará.

Ahora bien, si un efecto inmediato tiene esta fiesta iuslaboralista que han montado el TJUE y el TSJ de Madrid es que a la Administración Pública le acaban de poner patas arriba sus cuentas. Con decenas de miles de interinos entre sus empleados, poner fin a sus contratos va a tener un sobrecoste no previsto, incluso aunque lo contenga la reforma legislativa que ya se está negociando y que llegará rápidamente (quizá aprovechando la Ley de Presupuestos para 2017)

De momento, la extinción del los contratos interinos válidos (porque la Sala considera correcto el de De Diego, a pesar de su duración) ha pasado a costar 20 días de salario por año de servicio con el tope de 12 mensualidades, cuando antes costaba 0 euros.

Este último punto es el que he llevado a la viñeta de este post, porque, claramente, a la Administración Pública le ACABAN DE SUBIR EL PAN.

EN VACACIONES, SALARIO A LA BARTOLA

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

salario a la bartola

Sentencias del Tribunal Supremo, de 8 de junio de 2016. Rec. 207/2015 y Rec. 112/2015

En este post, os traigo la viñeta que dedico a las dos Sentencias que ha dictado el Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, el mismo 8 de junio de 2016, en los recursos 207/2015 y 112/2015, la primera con dos votos particulares.

Dejando ahora al margen los detalles de los conflictos planteados, lo destacable es que, en ambos casos, se discute si sigue siendo tan amplio el margen de discrecionalidad que tienen los convenios colectivos para configurar la composición del salario de vacaciones, después de la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 22-05-2014, Asunto C-539/12, dictada en el Caso Lock. Ésta ha interpretado que el derecho del trabajador a vacaciones anuales retribuidas establecido en el art. 7.1 Directiva 2003/88 obliga a la empresa a mantener la retribución ordinaria o normal del trabajador durante dicho período de descanso.

La euforia (me permito este calificativo) con la que la Audiencia Nacional acoge este pronunciamiento, y que le lleva en los casos analizados a inaplicar los convenios colectivos implicados, incluyendo conceptos que la norma convencional no contempla en el salario de vacaciones (a excepción del bonus anual), principalmente, las comisiones por ventas y otros incentivos y variables, es bruscamente enfriada por estas dos Sentencias del TS que, si bien mantienen el fallo de las sentencias recurridas (salvo en lo que se refiere al bonus anual), imponen, sin embargo, un análisis casuístico de cada concepto salarial controvertido.

En contra de lo argumentado por la AN en las sentencias recurridas (nos. 45/2015 y 196/2014), el TS resuelve que el art. 7.1 Directiva 2003/88 y la jurisprudencia del TJUE que lo interpreta no pueden invocarse en un litigio entre particulares sobre determinación de la retribución de vacaciones ni fundamentar la inaplicación de cláusulas de CC en esta materia que puedan ser contrarias a dicha interpretación. A ello se oponen la primacía del Derecho de la Unión, su eficacia directa horizontal y vertical y los sujetos pasivos de ésta.

Ahora bien, el principio de “interpretación conforme” del Derecho Comunitario, que obliga a los órganos jurisdiccionales a hacer todo lo posible por alcanzar el resultado a que se refiere la Directiva, y el art. 7.1 del Convenio 132 OIT, que es Derecho interno (art. 96.1 CE) y reconoce el derecho a la “remuneración normal o media” durante las vacaciones, calculada en la forma que determine en cada país la autoridad competente o el organismo apropiado, imponen que aunque la fijación de esa retribución «normal o media» por parte de la negociación colectiva admita un comprensible grado de discrecionalidad, la misma no puede alcanzar la distorsión del concepto –«normal o media»– hasta el punto de hacerlo irreconocible.

La Sala obliga, por tanto, a un análisis casuístico de cada Convenio Colectivo y cada concepto retributivo controvertido a los efectos de su inclusión en las vacaciones.

En definitiva, como en la viñeta, vamos a ver incentivos y variables que el trabajador se ganará desde la tumbona de la playa… 😉