Etiqueta: ius variandi

PRECAUCIÓN: ALCANCES

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) 12-09-2016 (Rec. 246/2015)

El Estatuto de los Trabajadores hace las veces de Código de Circulación en esa red de carreteras que son nuestras relaciones laborales. Y hay sañales de tráfico que advierten al empresario conductor que, en ciertos tramos, modere la velocidad de su poder de dirección y organización contemplado en el art. 20 ET, y guarde la distancia de seguridad, ya que, si no frena a tiempo, puede colisionar con el camión que circula delante a menor velocidad, que es el art. 41 ET.

Esta metáfora es la que veo en la Sentencia del Tribunal Supremo que convierto en viñeta en este post y cuyo esfuerzo didáctico hemos de agradecer a su Ponente, D. Antonio Sempere. Aprovechando la duda que se plantea en el caso acerca de si la reducción de determinadas dietas, aun manteniéndose por encima de las del convenio colectivo de sector, constituye una Modificación Sustancial de Condiciones de Trabajo (MSCT), la Sala repasa las claves que permiten la compleja distinción entre las modificaciones sustanciales, para las que la empresa debe justificar la medida y seguir el procedimiento del art. 41 ET, y las ordinarias o de menor alcance, que pueden hacerse directamente por la empresa al amparo del art. 20 ET.

Dejando ahora al margen los detalles del caso concreto, os destaco que el Tribunal nos recuerda:

1) Que no cabe descartar la aplicación del art. 41 ET por el hecho de que se altere el régimen aplicable a retribución que carezca de naturaleza salarial. La lista de condiciones susceptibles de MSCT que recoge dicho precepto es abierta. No se requiere que la condición sea sustancial, sino que la modificación lo sea, en el sentido de que altere los aspectos fundamentales de la relación laboral.

2) Que no puede descartarse el carácter sustancial de la modificación porque rebaje derechos que mantenga mejorados con respecto a los fijados en el convenio colectivo aplicable. La sustancialidad, es decir, la intensidad del cambio producido, dependerá de:
– la importancia cualitativa de la modificación impuesta,
– su alcance temporal y
– las eventuales compensaciones pactadas

YO-YO

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

trabajador yo-yo

STS (Social) de 12 de julio de 2016 (Rec. 222/2015)

Nada nuevo en la STS de 12 de julio de 2016, que dicta la Sala de lo Social en el Recurso de Casación ordinaria núm. 222/2015: se entiende mero ejercicio del «ius variandi» común, en tanto que facultad de especificación de la prestación laboral y de introducir en ella modificaciones accidentales, decidir desplazamientos temporales del trabajador que no requieren cambios de residencia.

Es como el yo-yo, que si la cuerda no es muy larga (50 km, por ejemplo), el disco (aquí el trabajador) va y viene… va y viene… y así alguien se entretiene.

UNA READMISIÓN DE BROMA CON CÁMARA OCULTA…

twittergoogle_pluspinterestlinkedin
Ramon Lacomba
Auto nº. 56/2015 Audiencia Nacional (Sala Social) de 30/09/2015. Asunto readmisión trabajadores Coca-Cola.

El Auto de la Audiencia Nacional resuelve sobre el carácter regular o irregular de la readmisión de los trabajadores Coca Cola Iberian Partners SA. y otras sociedades, cuyo despido colectivo fue declarado nulo por Sentencia del TS de 20 de abril de 2015, que confirmó la de instancia de la AN.

La empresa decidió en el ínterin el cierre de los centros fabriles de Fuenlabrada, Asturias, Palma de Mallorca y Alicante y el traslado de su producción a otros centros, en concreto la de Alicante sería absorbida por Valencia, la de Mallorca por la de Barcelona, la de Oviedo por la de Bilbao y la de Madrid por Valencia, Bilbao y Sevilla. De esta manera, los trabajadores que debían ser readmitidos se encuentran, a su regreso, una realidad muy distinta de la que correspondería esperar.

Al margen de la solución al debate planteado y su valoración técnico jurídica, a mí la situación me ha sonado a broma de cámara oculta. Confiados los trabajadores en ver satisfecho su derecho a ser readmitidos en las mismas condiciones que tenían antes de la extinción de sus contratos, resulta que, finalmente, no va a ser exactamente así…

Ramon Lacomba