Etiqueta: Jornada laboral

Riña de enamorados

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

STS (Social) de 23 de enero de 2018 (Rec. 215/2016)

Aquí os dejo una viñeta para esta Sentencia del TS que recuerda su doctrina según la cual la obligación de negociar el calendario laboral no comprende la oblifación de negociar también el horario, de manera que cabe la negativa justificada a concretarlo mediante ese instrumento.

La Sala recuerda la diferencia entre (i) los conceptos de jornada laboral y horario, relativos al número de horas a trabajar durante el año, mes o día, y (ii) el concepto de calendario, que comprende la concreción de los días de trabajo.

El TS no aprecia mala fe en la conducta de la empresa, ya que que las propuestas de las secciones sindicales sobre jornada y horario escapan al contenido propio del calendario laboral y la empresa dio una justificación suficiente y razonable para rechazarla.
Sólo se exige negociar el calendario laboral, no la fijación diaria, semanal y anual de la jornada y de los horarios.

El tiempo es oro

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

SAN (Social) de 27 de octubre de 2017 (Rec. 185/2017)

El tiempo (el del empleado) es oro para la empresa.

La Sentencia de la AN que os llevo aquí a viñeta, se junta en el tiempo con la del TJUE de 21 de febrero 2018 (C-518/15), Caso Matzak, sobre guardias localizadas.

Hace mucho tiempo que el marco normativo de las relaciones laborales y el modelo productivo han dejado de entenderse entre sí y el tiempo de trabajo es uno de esos diálogos sordos entre uno y otro.

La Sentencia de la AN se pronuncia sobre si se debe considerar como jornada laboral las actividades voluntarias organizadas por la empresa fuera de la jornada de trabajo, y si debe mediar un descanso de 12 horas entre la finalización de los eventos y el inicio de la siguiente jornada.

La Sala, entre otras cuestiones, analiza si el tiempo destinado a las actividades voluntarias organizadas por la empresa fuera de la jornada de trabajo debe ser considerado como tiempo de trabajo. Y, en concreto, resuelve que el carácter voluntario o involuntario de la actividad no tiene relevancia, como ocurre, por ejemplo, en el caso de realización de horas extras.

Partiendo de la Sentencia del TJUE en el caso TYCO, de 10 de septiembre de 2015 (C-266/14), según la cual, para que se considere que se está a disposición del empresario “[el] trabajador debe hallarse en una situación en la que esté obligado jurídicamente a obedecer las instrucciones de su empresario y a ejercer su actividad por cuenta de éste», la AN estima las peticiones de los sindicatos y declara que las actividades organizadas por la empresa están programadas por el empresario y estrechamente vinculadas con la prestación de servicios del trabajador, y que durante esas actividades el trabajador debe atenerse a las pautas del empleador, encontrándose en consecuencia bajo el ámbito de organización, rector y disciplinario de éste, por lo que han de considerarse tiempo de trabajo.

Considera relevante, en este caso, que el Convenio de aplicación regula que se compensará el tiempo dedicado a actividades fuera de jornada por descansos como si fueran horas extraordinarias.

EN EL 35.5 ET NO ESTÁ, PERO…

twittergoogle_pluspinterestlinkedin

Sentencia del Tribunal Supremo núm. 246/2017 de 23 de marzo de 2017. Sentencia (Rec. 81/2016)

Nos acaba de confirmar el Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, en su Sentencia núm. 246/2017, de 23 de marzo de 2017 (Rec. 81/2016), que, en el art. 35.5 ET, no se recoge una obligación de registro de la jornada ordinaria exigible a todas las empresas, y que la Audiencia Nacional y la Inspección de Trabajo sí creían haber visto.

Buena se ha liado en este último año en torno a esta supuesta exigencia, que planteaba la necesidad de registrar la jornada ordinaria día a día, en todas la empresas, como única vía para detectar la realización de horas extraordinarias. Según esta interpretación, la empresa estaba obligada a registrar la jornada del trabajador (anotar todas las horas que ha prestado servicios) e informar por escrito de lo registrado al empleado y a los representantes de los trabajadores… siempre, ordinariamente, y no sólo cuando se realizasen horas extraordinarias.

Esta interpretación acaba de ser rechazada por el Pleno del Tribunal Supremo, cuyo criterio mayoritario es que la obligación del empresario de registro se extiende hoy sólo a las horas extraordinarias realizadas, todo ello con base en la literalidad de la norma, sus antecedentes históricos y legislativos, una interpretación lógica y sistemática del precepto, el contexto de la norma, la jurisprudencia hasta la fecha del TS, la adecuación a la normativa comunitaria, la necesidad de interpretar restrictivamente las normas sancionadoras y la ventaja existente a favor del trabajador en orden a la prueba de las horas extras realizadas (si no existe registro de las mismas).

Ahora bien, cinco de los trece Magistrados que forman el Pleno disienten de este criterio. Y, en este sentido, interesa destacar la opinión contraria de D. Antonio Sempere, que rebuscando en otras partes del ordenamiento jurídico, cree haber encontrado en otras normas esta obligación de registro de la jornada ordinaria de trabajo. Concretamente, y entre otras, entiende se encuentra aquella obligación de registro de toda la jornada en las normas legales que imponen al empleador los deberes de seguridad y salud en el trabajo (en particular, mediante la ordenación del tiempo de trabajo y la observancia de los límites existentes).

En definitiva, el TS está diciendo que la obligación de registro de toda la jornada ordinaria no está en el art. 35.5 ET, pero no está diciendo que no pueda estar en otras normas que disciplinan las relaciones laborales. Así que, no se relaje el empleador, porque la falta de registro de la jornada ordinaria, aunque no sea una infracción del art. 35.5 ET, sí podría suponer un incumplimiento de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales.